Almorzando con el Capitan II

Buenas tardes-noches hermanos argentinos!
El jueves 14 de Septiembre de 2017 nos encontramos con la segunda edición de "Almorzando con el Capitan", el apetizer que trae suerte!


Hoy almuerzan con el Capitán, éste humilde poeta de las letras enológicas y un grande con todas las idem. El señor Sommelier del Pueblo, don  Gustavo Tomassoni titular de la novel vinoteca Catas de Garage, el local con más onda de Avenida Arijon. Estamos los tres dispuestos a degustar y hacer luz sobre secretos embotellados en recipientes de 750 cm3.
Andamos detrás de algún tipo de verdad, aunque todavía no sabemos cual. Cuando lo sepamos les avisamos. Mientras tanto les comento que nos juntamos los tres titanes del copón a comer al mediodía en pleno centro de la Chicago Argentina. Otra vez es milanesa napolitana el menú. Cierta rotisería peruana en las cercanía de la casa del Capitán no facilita las cosas.
Charlamos, nos ponemos un poco al día con nuestras cositas y vamos derecho al descorche ni bien nos sentamos en la mesa.
No sabíamos muy bien con qué arrancar y apareció una extraña botella con forma de indígena araucano. Yo pensaba que era una botella de Pisco. No sé que pensó el Sommelier del Pueblo, pero el Capitán ofreció abrirla, así que lo hicimos. Resultó que era una botella de vino de la cepa Carmenere originaria del país trasandino. Muy linda la botella, el contenido mas bien medio pelo, sin demasiadas consideraciones para señalar.


Puestos a tomar, abrimos una botella que recibí en la última reunión de los Argentina Wine Bloggers, cortesía de Bodega. Una botella sin demasiada identificación llamada "Lote Fantasma" y que según ficha técnica que me mandaron los amigos de "El Vino del Mes" resulta ser un Malbec proveniente de Lulunta de fincas propias de la bodega, al parecer formó parte del llamado "The Marshall" de cosecha 2013 y que se agotó en su partida comercial en el transcurrir del año 2016.


Lo tomamos. Nos pareció un vino al principio un poco tánico. Que con el abrirse se fue apaciguando y que resultó un Malbec fresco, vibrante, bastante frutado, con ciertos aromas especiados y muy bueno para acompañar la comida elegida por los vecinos peruanos. Bien, sin demasiadas sorpresas, pero buen vino el fantasma.
Inmediatamente nos pasamos a la cerveza. El Sommelier del Pueblo trajo como experiencia diferente a la Cerveza Premium, Chacras Beer Company Weiss. Dice que fue hecha mediante el método tradicional de toma de espuma en botella. Viene en botella muy similar a la sidra y la disfrutamos a full como bajativo. Muy buena cerveza, untuosa, fresca, cremosa, con aromas a levaduras, pero tambien a frutas frescas, algo como cítrico. En boca muy buena. No muy pesada, al contrario, pasa fresca y golosa. Aplausos para ésta cerveza extraordinaria.


Finalmente era el turno del Capitán e iba y venía pensando en qué hacer.
La tensión cortaba el aire del ambiente. Su cara denotaba incertidumbre. Con rostro taciturno entró en su habitación, mitológico centro enológico del litoral, y salió con una botella.
Pesada. Con etiqueta tradicional. De San Rafael.
El Capitán decidió por fín abrir un Enzo Bianchi 2003 de Bodegas Bianchi.
Pensemos en lo que estábamos haciendo hace catorce años y llegaremos al momento en que esas uvas salieron de la planta y generaron éste vino.
Después pasó todo el proceso de vinificación, dos años en barricas y después un montón de años dentro de la botella. Todo eso para que el Sommelier del Pueblo en un mediodía cualquiera saque limpio un corcho completamente húmedo con brillante pericia y dejara caer el líquido dentro de las copas.


Gran sorpresa con el color. Impecable. Parece un vino jóven. Oscuro. Algo violáceo y brillante. Si me preguntaban a ciegas no podría decir que era un vino con tanto tiempo. En aromas si surge la evolución. Un poco del llamado "sotobosque", olor a humedad u hongos, junto con frutas rojas bien maduras e impecable especias. En boca elegante, suave, aterciopelado, exquisito. Un gran vino Argentino en su momento de esplendor.
Discutimos un rato sobre el tiempo de guarda y por qué las bodegas muchas veces largan los vinos demasiado "verdes" para ser consumidos. Acalorada discusión discurrió al respecto sin llegar a una sola respuesta. De todas maneras me parece personalmente que las bodegas podrían aguantar un par de años más algunos vinos de altísima gama que necesitan un necesario reposo dentro del envase de vidrio para terminar de redondearse y no trasladar esa actividad al comprador. Es una humilde visión personal.
Felices y contentos nos volvimos a nuestras actividades cotidianas a eso de las 16:30. Gratificados y con ganas de seguir con éstos almuerzos que son la comidilla de todo el mundo del vino. Hasta la próxima y nos seguiremos viendo.
Salud!

Comentarios