Como siempre. Digame Sommelier.

Es jueves, mañana me voy a Uruguay nuevamente a participar del Salón del Vino en el Conrad de Punta del Este. Me despierto temprano para variar. Son las siete menos veinte. Como toda persona normal en éste mundo, lo primero que hago es agarrar el teléfono. Tengo un mail. Argentina Wine Bloggers me acepta como miembro. 
Felicidad!
Qué bueno despertarse con ese tipo de noticias. Así que como estoy feliz de la vida, prendo la compu y termino de escribir la entrada que me debìa de la increíble juntada que tuvimos el viernes pasado con los amigos de Digame Sommelier, que al fìn y al cabo son los compañeros de ruta, iniciadores y por los que empecé a escribir de vinos. 
Entonces gracias totales al Gran Capitán Kaller, a Penélope Glamour (alias Marcela Martinez), a Sole (de los Bologna Brothers), a la Pitu, a Lola, a Dana, al Sommelier del Pueblo Tomassoni y al Enorme Dani Badalassi y al Maestro Moreno por brindarme su amistad. 
Va entonces el texto: 

Aquí estamos nuevamente, inaugurando el año.
Una sucesión de inconvenientes y problemas de agenda fueron haciendo dilatar los tiempos. Que tal no puede, que tal se fue de viaje, que alguno tuvo problemas estomacales. De a poco y entrado el año los planetas se alinearon y pudimos finalmente juntarnos nuevamente. Los Digame Sommelier estamos activos y felices de estar juntos. Hace calor y lo que mata es la humedad. Recibo en casa a los compañeros sommelieres y estoy contento. Para la primer juntada del año decidimos "tema libre". Vino tinto, de lo mejor que se nos cruce por la cabeza. Es así que contamos con una serie de botellas prestigiosas dispuestas a su degustación por parte de los comensales. Contamos con la presencia del Gran Sensei Cesar Moreno que nos engalana la velada y pretigia la cata.
Entonces hoy es 20 de enero de 2017 y con tema libre y exquisitas brochettes variadas preparadas por el amigo Chiqui, pareja de Penelope Glamour (alias Marcela Martinez) nos damos el gustazo periódico de estar juntos.
Están, Lola, Dani, el Gran Capitán, el Sommelier del Pueblo, Dana, Sole (de los Bologna Brothers) y quien les habla aparte de los nombrados. Equipo casi completo.


Arrancamos con picada y un blanco que esta bueno y refresca del que hablamos hace justo un año, el Dorado de Vicentín Sauvignon Blanc, cumplidor y rico.
Seguimos con un rosado. El Vuelá, rosado de Pinot Gris, edición especial 2015. Frutado y fresco. Cerezas y guindas. Refrescante y delicado. Un poquito dulzón. Bien,
Hubo dos viejitos para degustar. Un D.V. Catena Pinot Noir-Pinot Noir de 2005 que estaba bien, pero en el justo momento que empezaba a recorrer la línea descendente de la evolución. Por otro lado, probamos un Norton Merlot 1999 que estaba precioso. Con todos esos años en botella todavía mantenía una buena frescura y sobre todo la tipicidad. Bien Merlot a pesar del paso de los años. Un gran descubrimiento de un gran vino que se desarrolló perfecto.
El Sensei trajo un extraño Pinot Noir llamado Sentido y que proviene del Valle de Pedernal en San Juan. Lo extraño de la botella es que viene con tapa corona (como las botellas de cerveza) además del tradicional corcho. Una rareza y un correcto Pinot Noir.
Fue una "decepción" a medias el Mugrón 2013. No porque sea malo, al contrario, es un muy correcto vino salteño, con las características y los diferenciales de la zona. El tema es que esperábamos mucho más de él. La conjunción de cinco de los más importantes enólogos de Salta, más lo mucho que se ha escrito y dicho sobre éste proyecto, hicieron crecer las expectativas. Lástima, era una de las botellas que más esperaba probar en la noche. Insisto, el vino es bueno, pero no es muy diferente a otros vinos salteños que andan por el mercado. Fortachón, musculoso, concentrado. A mi gusto le falta un poco de complejidad.  El Capitán arriesga que todavia es demasiado jóven y que hay que esperarlo un tiempo en botella. Que así sea.
Una sorpresa fue el Sottano Reserva de Familia Malbec. Rico, frutado y un poquitín especiado en nariz. Con taninos dulces y agradables en boca. Concentrado pero aterciopelado. Exquisito y exhuberante. Muy bueno y gran revelanción de la noche.


Después vinieron los grandes Valores de la Noche.
El Gran Malbec de Angeles 2011 que la rompe. Bien típico Malbec mendocino. Riquísimo.
Y después lo que me parecieron que fueron las grandes estrellas. El Beso de Dante 2012 de Luca. Un extraordinario vino. "Si querés saber lo que es el regaliz, ahí tenés" dijo Moreno. Así es. Vinazo.
El Inspirado de Lorca Blend de 2009. Otro vinazo con una nariz complejísima. Especiado mezcla con chocolates amargos y frutas rojas bien maduras y todo en medio de una evoluciòn riquìsima. Y al tomarlo una experiencia diferente a lo que se esperaba. Con mucha estructura, pero bien integrado en la madera y larguísimo final. Precioso.
El tercero del trío de los notables fue el Bramare Malbec 2011. Con notas frutales, aromas a violetas y un especiado como a tomillo muy interesante. Buenísimo en boca. Disfrutable al máximo.
Esperábamos más del Finca la Escuela Malbec 2013 y pasó un poco desapercibido el Cadus 2013 Malbec blend of vineyards. Otros dos que generaban expectativas y no levantaron muchos aplausos.


Aplausos como siempre para el Arrogante de Vicentìn, un vino delicado, rico, que nunca falla y para Prestige de Carinae que es tan complejo en su simpleza. Dos vinos que siempre gustan, cada uno en su estilo. Cada uno en su lugar. Con esas dos etiquetas no le erras seguro.
El del estribo fue el Domados Grand Reserve Malbec-Merlot. Muy buen vino que quizás hubiese necesitado más de nuestra atención.
Terminamos felices de estar juntos, disfrutando el vino, que es lo que nos une y nos gusta. Aplauso cerrado para nosotros y nos vemos la próxima, que quizas sea un Merlotazo.
Salud.



Comentarios