Desafío Federal Malbec 2017. El Malbec que les gusta a todos.

Pasados los días, las imágenes del Desafío Federal Malbec 2017 todavía sobrevuelan mi pensamiento.


60 Malbecs degustados a ciegas en el lapso de unas seis horas. Excelente compañía, buena comida, grandes momentos. Todo eso se produjo durante la tarde-noche del sábado 27 de Mayo de 2017. Mientras afuera, en los alrededores de la Plaza de Mayo el frío azota, nosotros, los vinófilos nos metemos en el Hotel NH Buenos Aires City de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. A metros de la Plaza Histórica, se está por producir otro hecho histórico para mi humilde experiencia enófila.
El Desafío Federal cumple su séptima edición y ya  es un clásico. Todos los años un selecto grupo (en 2017 fueron 100 personas) se dan cita para catar a ciegas un montón de vinos y así elegir sus preferencias. Mi primera visita se dió después de un viaje accidentado (aconsejo prestarle atención al cambio de batería del auto periódicamente porque los puede encontrar en cualquier lugar y en el momento menos esperado...), pero con felicidad de haber llegado sano y salvo y haber participado.
Tuve el honor de compartir espacio con los honorables Argentina Wine Bloggers en una mesa ampliada con gratas presencias del mundo del vino. La pasamos bárbaro, compartimos pareceres y saberes. Excelente velada.
Como ya muchos de mis amigos blogueros se encargaron de informar sobre datos, cantidades y todo otro tipo de informaciones, les dejo el link a sus respectivos blogs.

Logia Petit Verdot
Blackwines
Nicolás Orsini Blog
Argentina y sus Vinos

Yo humildemente tengo ganas de puntualizar algunas conclusiones.
El Malbec es nuestra cepa emblema. Se caracteriza genéricamente por su entrada dulzona, su acidez fresca, su tanino redondo y sus aromas a ciruelas, violetas, cuero y especias. Después hay miles de variantes que tienen que ver con el suelo, la zona, la temperatura media, las levaduras, las formas de vinificación, los procedimientos en bodega e innúmeras variables más. De desentrañar éstos enigmas se trató al fin y al cabo el Séptimo Desafío Federal Malbec 2017.
Me llamó la atención en principio, que mis gustos personales no coincidieron en general con los resultados finales. La primera idea que se me ocurrió es que estaba en una ciudad diferente, donde el sentido común también es diferente y las búsquedas de lo bueno es otra.
Pero por otro lado pensé que tampoco estaba tan lejos de casa y la gente del vino en general tiende a tener gustos bastante parecidos.
La duda me agobiaba. ¿Será que estoy muy lejos del gusto general? ¿O no sé tanto de vinos como pienso? ¿O soy raro?
Una punta de ovillo encontre releyendo mis notas de cata. En todas, casi unánimemente salvo algunas y muy notorias excepciones, se repiten ciertas descripciones en las botellas elegidas. Con mi acotado lenguaje enológico, los describo garabateando en pequeñas hojas con membrete del hotel, como vinos con entrada dulce, o muy dulce, con el elemento láctico muy presente. y sin dudar la presencia de la madera como hilo conductor entre todas. Me impresiona leer y ver repetidas una y otra vez en cada nota de los ganadores las palabras "madera", "mermeladas", "mucha madera", "maderazo" "dulzor" y otras similares. Descriptores como el tabaco, el chocolate amargo y el dulce de leche en boca. La omnipresente mermelada de ciruelas que repetidamente aparece una y otra vez. Tanta coincidencia no puede ser casual pienso. Transcribir una a una sería cansador y aburrido, espero que crean en mi palabra de bloguero y sommelier...
Todo ésto habla de un perfil de vinos al que el público presente adhirió en masa. Aquellos que se alejaban un poco, con aromas más florales, o calcáreos, o con menos estructura, fueron pasados por alto.
Otra característica de los ganadores, es que al parecer, los presentes privilegiaron los vinos con grandes comportamientos en boca, y no tanto en la parte aromática. También creo que tiene que ver en ésto el tipo de cata. Tantos vinos en un lapso de tiempo acotado, hace que el que degusta, esté muy atento a la primera impresión. Al impacto. No hay tiempo para pensarlos demasiado a los vinos, porque enseguida te están sirviendo el siguiente.
No digo ésto tomando posición ideológica alguna ni juzgando el resultado final ni a la organización, al contrario, intento entender el veredicto del soberano para sacar conclusiones y poder pensarlas y discutirlas si se da el caso.
En épocas en que el discurso dominante de los comunicadores del vino va por el lado de la novedad y la frescura, la verdad de enfrentarse a lo que le gusta al público conocedor es todo un evento.
Para pensar y para no entrar tan rápido en la idea de que hay que jubilar las barricas para siempre. O afirmar demasiado enfáticamente que el gusto del conocedor está cambiando y que se vienen épocas de acidez y menor concentración. Y si no, a los resultados del Desafío Federal me remito.

En la primera, con precios de entre 110 y 360 pesos los ganadores fueron los siguientes:


El Trivento Golden Reserve 2014 lo describí como un vino muy concentrado, con mucha estructura y mucha madera y recuerdos lácticos, como a dulce de leche en boca.
El Mil Vientos Criado en Barricas 2014 lo sentí con aromas a vainilla, tabaco, violetas y muy poca fruta, fresco y muy tomable en boca y tanino dulce y redondo.
Del Sin Fin Gran Guarda 2012 escribí literalmente "Dulce Flor" y "mucha madera". creo que con eso basta para la descripción.
Hubo la presencia del Monte Quieto Alegre 2014, machazo vino y dos representantes de Salta de buena expresión. El siempre rendidor y jugoso Cafayate Gran Linaje 2016 que creo que está demasiado jóven aún y el Tordos 2016 de un proyecto que va a dar que hablar seguramente.
A mí me gustaron el Saint Felicien 2015 dulce y amable, redondo y sin demasiadas vueltas y el Aniello 006 2016 frutado, fresco y diferente.

Los ganadores de la segunda entrada fueron:


Vengo viendo que la línea FIN de la Bodega del Fin del Mundo está dando muy buenos resultados y aquí fue encaramado como el ganador de los vinos de entre 361 y 460 pesos el FIN Single Vineyard 2013 al que describí como rico, de entrada dulzona, con la madera muy presente y muy amable y tomable. Recuerdo lácticos en boca y tanino dulce.
En segundo lugar se eligió al Piatelli Grand Reserve - Cafayate 2014. Diferente, una de las excepciones de las que hablaba antes. Muy frutado y mezcla con aromas herbáceos. Amable, rico y refrescante.
El tercero fue el Chento Single Lot 2014 con mucha estructura en boca y un buen aroma varietal, muy correcto.
Además fueron distinguidos el siempre impecable, fresco y fortachón Laborum Single Vineyard 2015, el Graffigna Grand Reserve 2014 con aromas a frutas rojas frescas y especias y una refrescante y algo ácida presencia en boca y el Susana Balbo Signature 2014 de muy buena boca, enorme y amable al mismo tiempo.
Me extrañó que no apareciesen en los premiados vinos diferentes y complejos, como lo son El Finca La Escuela 2013 que me rompió la cabeza con su conplejidad y fineza, especiado y masticable y el Malbec de Angeles Viña 1924 que ni figuró a pesar de su interesantísima mezcla de especias, cal y flores y su plácida acidez.

La tercer tanda entre 461 y 600 pesos dió como distinguidos a los siguientes vinos:


El ganador de la tanda es algo así como el ejemplo práctico del perfil de vinos en general que elegió la concurrencia.
El Terrazas Single Vineyard Las Compuertas 2013, dulce, muy dulce en aromas a mermeladas y tabaco y en boca "mantecoso" con un tanino muy dulce y gran estructura.
El segundo elegido fue un gran vino al conocí en la Wine MDQ Tasting del año pasado en la que fue galardonado y ahora viene a reafirmar su calidad. El Kalos Cru Gran Reserva 2012 es un vinazo con una muy buena experiencia en boca.
El tercero fue el Gran Mascota Malbec 2014 un muy buen Malbec, arrogante y encantador.
Apareció en cuarto lugar El Enemigo Malbec 2013 del que no hay que dar mucha referencia, más allá de notarlo mucho menos concentrado que sus competidores de tanda, luego un muy buen vino salteño  M2 by Domingo Molina 2014 con sus características propias del terruño y el Trez Gran Reserva 2011 fresco, floral, de entrada en boca dulzona y todavía un poco tánico.
Me gustaron mucho dos vinos de ésta etapa que pasaron desapercibidos y fueron el Malma Universo Malbec 2011 con esa fruta fresca como frambuesa y ese pasar amable, frutado, fresco y con un final amargo y complejo, y el que más me gustó el Carmela Durigutti Reserva 2014 que no conocía y me pareció un vino complejo y amable con aromas a especias, anís y fruta negra y una experiencia en boca muy amable, interesante, larga y fresca.

Y así llegamos a la cuarta etapa de los vinos de más de 600 pesos:



Dado el panorama antes descripto, no es de extrañar que el vino aclamado de la noche haya sido el República del Malbec 2015 de Matias Riccitelli. El típico Malbec de Luján de Cuyo, concentrado y frutado, con 15 % de sangría, sobremaduro y con 18 meses de barrica de roble frances y una magnífica calidad que les dió a los presentes lo que disfrutan y buscan en un vino de alta gama. Aplauso para un gran vino.
También se destacó aquí el Trapiche Terroir Series Finca Orellana 2013 vinazo extraordinario complejo y muy pesado.
El tercero fue el Altocedro Reserva Malbec 2014, complejo, robusto, frutado, algo calcáreo y floral vino del buenísimo proyecto del enólogo Karim Mussi.
También aparecieron entre los seis elegidos el Sagrado El Pedernal 2013, nuevo proyecto de Bodega Finca Las Moras próximo a aparecer en las góndolas, que tiene una búsqueda más fresca y delicada, el Doña Paula Selección de Bodega 2013 un vinazo al que humildemente creo que le falta botella y el recontra clásico DV Catena Vinayard Designated Adrianna 2012.
Me dió lástima que no tuviese repercusión la extraña mezcla de tierra, humo, té negro y especias del Siesta En El Tahuantinsuyu Single Vineyard Malbec 2013 y la punzante potencia del Aluvional Paraje Altamira 2013.
Un pequeño asterisco en ésta tanda y remito a una charla mantenida con el Gran Capitan Kaller y el Gran Dani Badalassi en la que hablábamos de que éstos vinos suelen necesitar mucho tiempo en botella para terminar de desarrollar todo el potencial que tienen para dar y es una lástima que algunos se abran demasiado pronto. En una de esas podrían aguantarlos un tiempo más en la bodega. Una idea, nada más.


No pretendo que ésta nota se lea como una queja. Es una simple deducción, probablemente errada de los resultados de la compulsa. Las catas a ciegas no son solo interesantes para saber cuales fueron los vinos elegidos como los mejores, sino también para intentar entender´el por qué de esa elección. Aplaudo el gusto general, son todos vinos buenísimos, algunos de ellos también elegidos por mi.
Pensemos en el perfil de los vinos premiados, que por ahí me parece que pueden andar las respuestas a todas éstas preguntas.
Saludos y felicitaciones a Francisco Segura por la impecable organización y la pasión que le pone a su Desafío Federal. Gente cómo él es de las que mantienen bien en alto la pasión por el vino.
Las fotos que ilustran esta entrada fueron tomadas con permiso de las publicadas por El Desafi Federal en Facebook, gracias tambien por eso.
Salud a todos!

PD: Aparte de todo en los sorteos me gané una caja con tres vinos de Mr. Wines. Qué más se puede pedir?

Comentarios